miércoles, 12 de agosto de 2015

Helado de manzana asada al ron con higos en almíbar

Este verano, aprovechando que pasábamos por Girona, hemos querido probar los helados de Jordi Roca, el famoso repostero del aclamado Celler de Can Roca. Así que nos pasamos por su pequeña heladería en el centro de la ciudad, Rocambolesc. Un local muy pequeñito y que casi pasa desapercibido (si no fuera por los turistas degustando helados que lo rodean por el exterior), casi decepcionante cuando lo ves… aunque “cuco”.

En fin, el caso es que probamos los helados. Están ricos, sin duda, pero, la verdad, tampoco esperéis algo tremendamente espectacular. Es una buena heladería artesana, con algún que otro toque original (especialmente, la posibilidad de añadir al helado diferentes “toppings”), pero tampoco me pareció especialmente deslumbrante; simplemente al nivel de otras buenas heladerías artesanas (algo más cara, como se podía esperar, aunque asequible).

Personalmente quise probar el que sin duda es su producto más original: su bollo caliente relleno de helado, un producto para el cual han desarrollado un proceso de elaboración que permite mantener el helado de su interior frío mientras se calienta el bollo o panecillo que lo envuelve. La verdad es que el resultado está rico y el contraste de temperaturas es muy curioso, aunque lo peor es que al comerlo a mordiscos, lo devoras en un pispás :-)

Bueno, pues el caso es que para rellenar este panecillo caliente elegí uno de los sabores que más me llamaba la atención: el helado de manzana asada. Era un sabor con el que no me había topado hasta entonces, y debo reconocer que me encantó. Así que, una vez de vuelta en casa, me puse a investigar para intentar reproducirlo… y permitidme que os diga que, quizás sea “amor de madre”, pero el resultado me ha gustado aún más que el helado de Jordi Roca: ¡está simplemente delicioso!

Para mi versión, decidí añadir un poquito de licor a las manzanas mientras se asaban, y elegí un buen ron negro. Además, decidí ponerle un pequeño toque de canela. Y, por último, elegí unas manzanas ligeramente ácidas: las Granny Smith. Pues bien… no sé si ha sido suerte, intuición, o qué, pero la combinación de sabores, aromas, dulzor y acidez es sencillamente ¡espectacular! ¡Qué helado más maravilloso!

Y si ya queréis rizar el rizo y preparar con él un postre de altura (su presentación no será como los del Celler de Can Roca, pero su sabor seguro que no desmerece), acompañadlo con unos cuantos de estos exquisitos higos en almíbar. Se me saltan las lágrimas…


¿Qué, os animáis a preparar este delicioso helado en casa? Es cierto que requiere algo más de elaboración que otros helados, al tener que preparar con antelación las manzanas asadas, pero os aseguro que el esfuerzo bien lo merece. Una verdadera delicia.

Os dejamos la receta detallada en el blog del Aprendiz de Heladero. Y para el acompañamiento de higos en almíbar, ya sabéis que no tenéis más que pedirlos a Delicias Ibéricas: son higos ecológicos del Valle del Tiétar elaborados de forma totalmente artesana y natural. ¿Cómo no iban a estar buenos…?

¡A seguir disfrutando del verano!

1 comentario: