martes, 7 de abril de 2015

Descubriendo el fuet de pato: exclusivo y delicioso

¿Habéis probado el fuet de pato? En muchos casos es posible que no, ya que es un producto muy poco extendido aún, y, sin embargo, quienes lo prueban no lo dudan: se trata de un producto exquisito, de alta calidad, y de una categoría muy superior a su precio (al menos por ahora…).



Los productos del pato siempre han estado clasificados entre las “delicatesen”, productos exclusivos de “alto standing” y elevado precio. Y aunque hace ya años que cualquier ciudadano medio puede acceder a estos productos anteriormente considerados “de lujo”, lo cierto es que su precio sigue siendo relativamente elevado, acorde con el prestigio que aportan a la mesa que los presente entre sus platos. Hablamos, por supuesto, del foie, el magret, el confit… palabras de origen francés y asociadas a la alta cocina, a la sofisticación y a los paladares más exigentes.

Si nos centramos en el apartado de los embutidos o los productos curados en general, la presencia del pato generalmente se reduce al jamón de pato, un producto que habitualmente se vende en pequeños sobres de unos cuantos gramos y cuyo precio también suele ser superior al de los mejores embutidos ibéricos.

Ninguno de estos productos del pato es de comercialización masiva, pero en el caso del fuet de pato, su exclusividad es aún mayor, pues es un producto prácticamente desconocido, de muy reducida producción. En particular, el que os ofrecemos en Delicias Ibéricas es un producto totalmente artesano, elaborado en el Pirineo Central con ingredientes naturales, que combina el magro de cerdo con el de pato. Pero esto, que a priori puede parecer algo negativo en relación a su calidad, es a la postre algo totalmente positivo en cuanto a la degustación del producto. Porque, al igual que a la carne picada de vacuno se recomienda añadirle un cierto porcentaje de carne de cerdo para darle jugosidad, lo mismo ocurre con este fuet de pato, que probablemente resultaría un producto excesivamente seco y duro si sólo se utilizase magro de pato en su elaboración.

Por el contrario, este fuet de pato es un embutido de una finura extraordinaria, que combina los sutiles aromas del buen fuet artesano del Pirineo con el inconfundible sabor de la carne de pato. El resultado es una verdadera delicia, con unos aromas similares al jamón de pato pero con una textura más suave, tierna y jugosa, y sin embargo a un precio sensiblemente inferior. Un producto de verdadero lujo al alcance de todos los bolsillos, y que sirve tanto para un aperitivo o cena informal, como para dar un toque de sofisticación servido como entrante en una comida especial.

En cuanto al maridaje, el fuet de pato es Ideal para acompañar con una de nuestras joyas de Jerez como la Manzanilla Pasada Pastrana, un buen cava como el RecaredoBrut Nature Gran Reserva, o un tinto joven y afrutado como Petit Caus, elaborado con una delicada y aromática mezcla de Merlot, Tempranillo y otras variedades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario