viernes, 16 de enero de 2015

Crêpes o tortitas con crema de bombón de higo

No creo conocer a nadie a quien no le gusten las crêpes o las tortitas. La verdad es que este plato de origen bretón da tanto juego, puede cubrirse o rellenarse de tantísimos ingredientes, tanto dulces como salados, que es difícil no encontrar alguna versión al gusto de todo el mundo.



La única diferencia entre una crêpe y una tortita (o panqueque, como las llaman por Latinoamérica) es su grosor y la forma de presentarla. Las crëpes son una masa de harina, leche, huevo y mantequilla extremadamente fina, que se suele presentar doblada sobre sí misma y rellena de los ingredientes más variopintos, tanto dulces como salados, pudiendo por tanto servir tanto para desayunos o postres como para platos de una comida (generalmente entrantes o primeros). En España estamos quizás algo más habituados a las crêpes dulces, como la que hoy os traemos aquí, pero en Francia, y especialmente en la región de Bretaña, uno puede encontrarse crêpes saladas con los rellenos más inverosímiles, dando lugar a platos muy originales y sabrosos.

En cuanto a las tortitas, no es más que la misma masa de las crêpes pero más gruesa, y suelen emplearse solamente en combinaciones dulces, cubriéndolas con una crema o sirope. En España su consumo en casa es bastante reducido, siendo más habitual consumirlas como postre en restaurantes de estilo americano, pero en América (tanto Estados Unidos como Latinoamérica, quizás especialmente Argentina) el consumo de tortitas, panqueques o “pancakes” está extendidísimo, como todos sabemos por haberlas visto desayunar en las cocinas de decenas de casas a través de las series y películas norteamericanas… o leyendo a Mafalda, que odia la sopa pero adora los panqueques.

Aunque en España no es muy habitual realizar crêpes o tortitas en casa, lo cierto es que su elaboración es rápida y sencilla, y, si tenéis niños, presentarles este plato delante como postre o desayuno es casi motivo de fiesta, porque a todos les encanta, especialmente en su versión dulce. Y si en vez del habitual sirope de caramelo o de chocolate optáis por esta versión que os presentamos hoy, con una exquisita crema de bombón de higo, el resultado es una exquisitez digna de cerrar cualquier comida de celebración, o como un desayuno muy especial. Y, ahora dirigido a las madres, si se lo ponéis a vuestros hijos es una fantástica forma de que consuman fruta de calidad (está elaborada con higos de temporada de agricultura ecológica) no sólo sin protestar, sino pidiendo más…


El bombón de higo

¿Cómo, que no habéis oído hablar del bombón de higo? Pues en ese caso, antes de pasar a la receta permitidnos que os pongamos un poco en situación:

El bombón de higo es un delicado producto típicamente extremeño que fue inventado a finales de los 80 y que hoy en día ha conquistado el paladar de miles de personas, siendo exportado a decenas de países. Se trata básicamente de exquisitos higos secos rellenos de trufa y recubiertos de una gruesa capa de chocolate. La combinación de sabores es una verdadera delicia, una exquisitez que no tiene nada que envidiar a las mejores delicatesen de lujo a nivel internacional. De hecho, en 2006 obtuvo el primer premio como mejor dulce en la Nancy Food Show de Nueva York.

…y la crema de bombón de higo
¿Y si esa misma combinación de higos y chocolate la transformamos en una crema que podamos untar o utilizar para rellenar? Entonces obtenemos esta delicada crema de bombón de higo con la que vamos a rellenar nuestras crêpes hoy (o a cubrir nuestras tortitas): una crema con todo el exquisito sabor de este producto, pero con la posibilidad de ser untada, extendida, de usarla para rellenos… un infinito abanico de posibilidades con un sabor exquisito y diferente.

Pero bueno, ya está bien de introducción. A continuación os dejamos la receta para elaborar las crêpes o las tortitas, una receta que hoy traemos en dos versiones: la original, y una alternativa sin huevo, destinada para poder elaborarla en las casas donde tengáis algún pequeño con alergia a este producto. Hemos probado esta última versión y os podemos decir que su resultado es asombrosamente bueno, no echándose en falta el huevo para nada, así que si estáis dentro de este grupo, podéis prepararla sin temor, porque el éxito está asegurado.

Receta de crêpes o tortitas, con y sin huevo
Ingredientes para crêpes o tortitas tradicionales (con huevo) (aprox. 8 crêpes/4 tortitas):
250 g de harina
4 huevos
1/2 litro de leche
10 g de azúcar (puede ser vainillado)
1 pellizco de sal
Mantequilla para engrasar la sartén

Ingredientes para crêpes o tortitas sin huevo:
250 g de harina
1/2 litro de leche
1 cucharada sopera de aceite
10 g de azúcar (puede ser vainillado)
1 pellizco de sal
Mantequilla para engrasar la sartén

Preparación:
Echamos la harina en una fuente y añadimos poco a poco, mientras vamos batiendo con la batidora de varillas, el resto de ingredientes. La masa debe quedar sin grumos y fluida, nunca espesa. Esto es muy importante para conseguir unas crêpes finas (no tan importante si vamos a hacer tortitas). Si os ha quedado algo espesa, añadid leche.

Es conveniente dejar reposar esta masa entre 30 minutos y una hora en el frigorífico, aunque si os habéis puesto a prepararlas para el desayuno y tenéis prisa, podéis seguir directamente.

Engrasamos una sartén mediana con la mantequilla y esperamos a que se caliente a fuego medio. Es conveniente que la sartén no esté excesivamente caliente, para que al echar la masa tenga tiempo de extenderse por la base de la sartén en una capa fina. Son la fluidez de la masa y la temperatura de la sartén las dos claves para conseguir unas crêpes finas. La primera vez quizás os cueste, pero veréis cómo luego se hace fácilmente.

Verted un poco de masa en la sartén, lo justo para que cubra toda la superficie (la extendemos inclinando la sartén hacia un lado y otro). Si van a ser tortitas, echad un poco más, para que queden más gruesas.

Cuando veáis que ha cuajado un poco, dadle la vuelta con ayuda de una espátula y dejadla dorarse por el otro lado. Primera crêpe o tortita terminada.

Antes de proceder con la segunda, volved a engrasar la sartén con un poco de mantequilla. Seguid así hasta terminar con la masa. En el caso de la masa sin huevo, si queréis podéis hacer más y dejarla en el frigorífico para los próximos días.

Emplatado:
Ahora que tenéis las crêpes o tortitas hechas, no hay más que añadirles el relleno o cobertura: simplemente abrid el tarro de crema de bombón de higo y extended una generosa capa por el interior de la crêpe o sobre la tortita. Si queréis, podéis acompañarlo de un poco de nata montada, pero la verdad es que el sabor de esta crema es tan delicado que nosotros hemos preferido no empañarlo y disfrutarla al natural, sin más añadidos.


Probadlo y nos contáis. Seguro que repetís…

No hay comentarios:

Publicar un comentario