martes, 25 de noviembre de 2014

Galletas de parmesano con paté de berenjena

Si el paté de berenjena al estilo libanés es ya una exquisitez por sí solo, combinado con estas galletas de parmesano cuya receta os traemos hoy, el resultado es ya de vicio.


¿Habéis probado alguna vez  el baba ganush, esa exquisitez de la cocina árabe que se come con pan de pita, generalmente como entrante? Pues en eso consiste nuestro paté de berenjena, una exquisita crema de berenjenas asadas, sésamo, ajo y aceite, tan aromática y suave que resulta casi embriagadora. Lo habitual es comer esta crema o paté sola, untada en pan de pita (con tortillas mejicanas de trigo o maíz también resulta exquisita), aunque también resulta delicioso como acompañamiento de carnes: unos tacos de solomillo de cerdo asados o a la plancha servidos en un plato sobre el que se ha extendido una capa de este paté de berenjenas, da como resultado un plato de lujo y de sabor exquisito.

Pero hoy vamos a hacer algo sencillo, y a la vez divertido: galletas de queso parmesano, que acompañaremos con este delicioso paté.

Las galletas de parmesano son una riquísimas galletitas saladas, ideales para el aperitivo o la merienda, con un intenso sabor “a Italia”, a delicioso queso parmesano. Resultan ideales con una cerveza o un vino blanco, ¡y los niños las devoran!

Además, son sencillísimas de hacer. Aquí está la receta:

Ingredientes:

  • 250 g de harina
  • 175 g de mantequilla
  • 250 g de queso Parmesano rallado (Grana Padano también sirve)
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Fundir la mantequilla y mezclar con el queso rallado. A continuación, añadir la harina, la sal y la pimienta y amasar suavemente.

Estira la masa sobre la mesa con un rodillo (en su defecto, una botella o lo que tengas a mano) hasta dejarla con un grosor de unos 3-5 mm (menos de medio dedo, aunque depende del gusto de cada uno).

Corta la masa en pequeñas porciones con un molde para galletas o, si no tienes, con cualquier utensilio que se te ocurra (un tapón de plástico de boca grande, una copa estrecha puesta boca abajo…); o, simplemente, corta la masa en cuadraditos con un cuchillo.

Extiende todas las galletitas sobre una bandeja y ponlas a hornear unos minutos en el horno precalentado a 180ºC, hasta que estén doradas.

¡Y listo! Sácalas del horno y déjalas enfriar (preferentemente sobre una rejilla).


Cuando vayas a consumirlas, extiende un poquito de paté libanés de berenjenas sobre cada una, o sírvelas con el paté por separado para que cada uno se ponga a su gusto. ¡Simplemente delicioso, garantizado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada