miércoles, 10 de diciembre de 2014

Emperador a la plancha con chutney de higos y mango. Alta cocina con el mínimo esfuerzo.

Hay que probarlo para creerlo. Porque parece increíble que el simple hecho de añadir una cucharada de salsa (¡pero qué salsa!) a un filete de emperador a la plancha, lo convierta en un exquisito plato de alta cocina digno de cualquier restaurante de alto standing. ¿No lo creéis? No me extraña, porque parece increíble… pero hacedme caso y probadlo: no querréis volver a comer el pescado solo (y quien dice solo dice con verduras, o con patatas…).



En realidad, ¿qué es lo que hace especiales los platos de un restaurante de alta cocina? Por supuesto, la calidad de los ingredientes es básica, pero eso solo no basta. Lo que diferencia un plato de alta cocina del que la mayoría de nosotros haría en casa con la misma materia prima, suelen ser los pequeños detalles: la presentación, las salsas, las especias, los “toques secretos”… eso es lo que diferencia un plato gourmet de un triste filete a la plancha.

El de hoy es uno de esos ejemplos: acompañado de este exquisito y delicado chutney de higos y mango, un simple filete de emperador se ha convertido en uno de los platos más deliciosos que hemos probado últimamente. ¡En serio! El aroma, el sabor combinado del pescado con esta delicadísima salsa de frutas, agridulce y especiada, da un resultado…. ¡simplemente sublime!

La foto no le hace justicia, porque tenemos que reconocer que ni la decoración de los platos ni las fotos son lo nuestro… pero, aunque parezca exagerado, su sabor ¡es como tocar el cielo! Una verdadera delicia, digna de los paladares más exigentes, preparada sin más esfuerzo que pasar el filete por la plancha y abrir el frasco de chutney… ¡Ya nos contaréis, si os decidís a probarlo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario